jueves, 29 de octubre de 2015

De cine: The Ring

Como parte de la iniciativa de Halloween de libros y cine junto al fuego, tras leer el libro The ring de Koji Suzuki (cuya reseña podéis ver aquí) he visto su adaptación a la gran pantalla. Muchos me habéis recomendado que viera la adaptación japonesa pero al final he revisionado el remake americano del director Gore Verbinski del año 2002 (aunque tengo muchas ganas de ver la adaptación japonesa y seguro que la veré dentro de poco). El film está protagonizado por Naomi Watts (en el papel protagonista de la periodista Rachel), Daveigh Chase (como la antagonista Samara Morgan) y Martin Henderson (como Noah, el compañero de Rachel).

Hay bastantes diferencias con el libro. Algunas son pequeñas y van poco más allá de trasladar la ambientación de Japón a los Estados Unidos. Pero otras son profundas y afectan a la historia sobre la que gira el argumento, es decir, afectan a la historia de Sadako (la chica con poderes paranormales que está vinculada con la cinta). Para empezar, esta muchacha en esta adaptación cinematográfica, se llama Samara y no es más que una niña. A este respecto, cambian también notablemente las escenas que muestra la cinta de video y que se acomodan a los nuevos pasado e infancia de Samara.

Otra de las diferencias entre el libro y la película es que el protagonista no es un hombre periodista (Asakawa en el libro) sino una mujer (Rachel en el film). Ella y su hijo, durante la semana que tendrán de tiempo para intentar resolver el misterio de la peligrosa cinta de video, empezaran a mostrar graves “síntomas” físicos y psicológicos que tampoco aparecen en el libro.

La novela me causó bastante desazón en las primeras páginas, aunque luego pasó a ser más bien perturbadora. Creo que era difícil causar auténtico terror en la pantalla trasladando tal cual las páginas del libro, así que añadieron unas escenas que a mí, en su momento, cuando las vi en el cine, me dieron un miedo tremendo: me refiero a “la niña de los pelos”. Ahora que la he vuelto a ver, sin embargo, no me han aterrorizado tanto, quizá porque ya sabía lo que iba a encontrar.

Si tuviera que decir qué me gustó más, si el libro o la película, diría que el libro, pero la verdad es que me parece que ambos tienen sus puntos positivos, y creo que ambos gustaran a los aficionados al género de terror.

lunes, 26 de octubre de 2015

The ring (Koji Suzuki)

TÍTULO: The ring
AUTOR: Koji Suzuki
TÍTULO ORIGINAL: Ringu
GÉNERO: Terror
AÑO: 1991

RESUMEN: Asakawa es un buen periodista, y como tal, no puede resistirse cuando encuentra un extraño vínculo alrededor de la muerte de su sobrina: otros tres amigos de la muchacha murieron exactamente en el mismo momento y, al igual que ella, de un ataque al corazón, y sin causa explicable. Sus investigaciones le llevan hasta una cinta de video que contiene unas imágenes y una maldición. Si Asakawa no es capaz de resolver el misterio de la cinta de video antes de siete días, morirá. 

OPINIÓN PERSONAL: Este es el segundo libro que leo para la iniciativa de Halloween de libros y cine junto al fuego. Si os gusta el cine de terror será raro que no hayáis visto la adaptación de este libro, probablemente la versión americana del año 2002, de la cual os hablaré el próximo jueves. Tenía ganas de leer este libro porque cuando vi la película me hizo sentir miedo, pero miedo de verdad.

El autor de la novela es japonés y The ring está ambientada en Japón. Al principio esto hizo que la lectura me costara un poco, porque, por ejemplo, los nombres de los lugares no me sonaban de nada y me costaba recordarlos. Aunque lo que se me hacía más extraño y problemático eran los nombres de los personajes, de los que ni siquiera sabía decir si serían hombres o mujeres, pero como la novela tiene pocos personajes enseguida los memoricé.

La historia comienza con la muerte de unos adolescentes de forma inexplicable tras haber visto una cinta de video. Un comienzo prometedor, que a mí me puso los pelos de punta. La muerte de estos jóvenes será investigada por el periodista Asakawa, el protagonista de novela.

Tokomoko tuvo un escalofrío. Sintió frío. Su garganta seguía seca. Cogió la botella grande de Coca-Cola de la nevera y volvió a llenar el vaso. Le temblaban las manos. Tenía la sensación de que había algo detrás de ella. Algo, desde luego no una persona. Un hedor amargo a carne podrida se percibía en el aire alrededor de ella, rodeándola. No podía ser nada corpóreo.
—¡Basta! ¡Por favor!
(…)
Cuando terminó el segundo vaso de Coca-Cola, Tokomoko ya no se podía mover en absoluto. La sensación era demasiado intensa, la presencia no podía estar solamente en su imaginación
”.
K. Suzuki.
El libro juega con la existencia de un tiempo máximo para escapar de la sentencia de muerte provocada por una maldición. Una semana. Esto hace que el relato sea agobiante, viendo cómo pasan, primero los días y después las horas, sin que Asakawa llegue a desentrañar todo el misterio y halle una solución, un modo de escapar de la maldición. Lo peor de todo es que por accidente su mujer y su hija también ven la cinta y parecen condenadas a sufrir su destino.

 “Aquellos que hayan visto estas imágenes están condenados a morir a esta misma hora exactamente dentro de una semana ”.

Para intentar salvar sus vidas, Asakawa contará con la ayuda de dos amigos: Yoshino (muy secundario) y Ryuji, un hombre brillante pero muy desagradable, todo lo contrario de lo que encarna el amable Asakawa. Respecto a la repulsiva personalidad de Ryuji la novela nos depara una sorpresa al final.

En sus investigaciones, Asakawa y Ryuji encuentran que la clave parece estar en Sadako Yamamura, una joven de gran belleza que había vivido años atrás en una pequeña isla japonesa y quien parecía tener grandes poderes psíquicos. Y cuando digo grandes, quiero decir enormes. Esta joven será el quid de todo, pero ¿conseguirán adivinar su historia a tiempo para salvarse? Tic-Tac. El tiempo corre.

En la novela no hay escenas sangrientas ni desagradables, pero sí inquietantes. Imaginarlas, sobre todo las de la cinta de video, verlas pasar ante mí acompañadas de los mensajes, me resultó, cuanto menos, turbador.

El rencor, el odio, el ansia de la reproducción, el poder paranormal, la enfermedad, se combinan para crear algo nuevo en un final inesperado (a no ser que hayas visto la pelicula y sepas más o menos adónde vas). Aunque he visto que hay gente que opina que el final no queda bien explicado, ni sobre todo el motivo del sortilegio, a mí me parece que sí. Creo que otra cosa es que esa explicación sea satisfactoria para el lector. La verdad es que la explicación es rara, rara. De hecho es tan extraña, combinando unos elementos de forma tan psicodélica, que me ha convencido, pero con esto de los finales todos somos un poco tiquismiquis, así que tendréis que descubrirlo vosotros mismos.

Una cosa curiosa es que todo gira en torno a ¡una cinta de VHS! Me pregunto cuál sería el instrumento elegido si esta novela se escribiera hoy en día, ¿un mensaje de WhatsApp?, ¿un lápiz usb? ¿un DVD? Prefiero la cinta de VHS, tiene más carácter. 

El libro, que quedó finalista del premio Seishi Yokomizo, es sobre todo un relato inquietante y turbador, al menos yo lo describiría así. Tal vez eso sea peor que aterrador…

Solo una cosa más: SI HABÉIS LEIDO ESTA ENTRADA RECORDAD QUE TENÉIS SIETE DÍAS PARA TUITEARLA. (jajajajaja, risa maléfica)
(Por si hay por ahí algún aprensivo, recalco que esto es broma, los fantasmitas de mi blog no perseguirán a nadie).

¿LO RECOMENDARÍA?: A los amantes del género del terror y las lecturas perturbadoras

VALORACIÓN:

jueves, 22 de octubre de 2015

Reto Literigatos 2015 superado

Este año me he unido al reto del blog Imaginatura, llamado Desafío Literigatos. El reto consiste en "cazar" los gatos que encontramos entre las páginas de nuestras lecturas. Se podía elegir entre intentar cazar 5, 10 o 15 literigatos. Yo escogí 10 y ¡ya lo he conseguido! Incluso he cazado más de 10 así que he tenido para elegir entre montones de gatos para hacer la entrada :-)

Me he divertido mucho con este reto y repetiré el año que viene. Además, Adella del blog Las palabras soñadas y yo hemos tenido nuestro pique en Twitter a ver quién conseguía primero cazar todos los literigatos y como he ganado yo, tendré que darle la revancha :-D

Pues aquí os dejo mis literigatos:

1-Nombre del libro y del autor:
El océano al final del camino, de Neil Gaiman.
Nombre del gato y de su dueño:
La gata se llama Océano. Su dueño es el protagonista del libro del que no se sabe el nombre.
Características del gato:
Es una gata negra, con una mancha blanca sobre una de las orejas y unos ojos azul verdoso.
Fragmento que pruebe su existencia:
“Me acordé de mi gatita. Solo recordaba que Océano se había convertido en una gata adulta, y que la había adorado durante años”.

2-Nombre del libro y del autor:

Dejad a los niños, de John Saul
Nombre del gato y de su dueño:
El gato se llama Cecil. Sus dueñas son Sarah y Elisabeth, las dos niñas protagonistas.
Características del gato:
Se sabe poco de su apariencia pero se menciona que es “un gato poco conejil.”
Fragmento que pruebe su existencia:
“Entonces se acordó del gato:
-Cecil-llamó-. ¿Cecil? ¿Dónde estás?
Permaneció inmóvil un par de minutos, escuchando, y luego volvió a llamar al gato”.

3-Nombre del libro y del autor:

Harry Potter y las reliquias de la muerte, de J. K. Rowling
Nombre del gato y de su dueño:
El gato se llama Crookshanks y es el gato de Hermione.
Características del gato:
Es un gato de color naranja cruzado con hazel.
Fragmento que pruebe su existencia:
“El único cambio era que Hermione se hallaba sentada en un rincón, con su suave y sedoso gato de pelaje anaranjado, Crookshanks, a sus pies”.

4-Nombre del libro y del autor:

La edad de la empatía, de Frans de Waal
Nombre del gato y de su dueño:
El gato se llama Loeke y su dueño es Frans de Waal.
Características del gato:
Es un gato macho blanquinegro al que le asustan los extraños con grandes zapatos.
Fragmento que pruebe su existencia:
“Si vemos una cama con bulto llamativo sabemos que es Loeke, pero apuesto a que él piensa que, si no puede ver a nadie, entonces tampoco nadie puede verlo a él”.

5-Nombre del libro y del autor:
Objetos frágiles, de Neil Gaiman
Nombre del gato y de su dueño:
El gato se llama Thompson y sus dueños son los caseros de Eddie Barrow, uno de los protagonistas de una de las historias de este libro.
Características del gato:
Maulla insistentemente cuando no tiene comida y sube a saludar a los inquilinos.
Fragmento que pruebe su existencia:
“El gato me olisqueó al entrar en casa y subió detrás de mí. Yo le dije: aparta que esto no es para ti”.

6-Nombre del libro y del autor:
El último unicornio, de Peter S. Beagle
Nombre del gato y de su dueño:
El gato no tiene nombre ni dueño cuando le conocemos, pero después Molly Grue será algo así como su dueña.
Características del gato:
Es un gato de color rojizo y tiene una oreja torcida.
Fragmento que pruebe su existencia:
“Lady Amalthea se sentó a la mesa y el gatito de color otoño apareció de inmediato delante de ella, ronroneando rápidamente y con mucha suavidad”.

7-Nombre del libro y del autor:

Todas las hadas del reino, de Laura Gallego
Nombre del gato y de su dueño:
El Gato con Botas, y se supone que es el gato del carcelero.
Características del gato:
Tiene los ojos verdes.
Fragmento que pruebe su existencia:
 “Estaba sola en la celda… con la excepción del gato del carcelero, que se las había arreglado para colarse por entre los barrotes y ahora se acicalaba con parsimonia”.

8-Nombre del libro y del autor:

El ladrón de sueños, de Fernando Cimadevila.
Nombre del gato y de su dueño:
El gato se llama Jim-Jim. No tiene dueño pero si lo tuviera sería Rivka.
Características del gato:
Es un pequeño gato naranja y que al final tendrá su cola torcida
Fragmento que pruebe su existencia:
“Jim-Jim saltaba, guiándolos con paciencia, pues aquel reino no estaba hecho para las torpes piernas humanas”.

9- Nombre del libro y del autor:
La leyenda de Bellasombra, de Adella Brac.
Nombre del gato y de su dueño:
El gato se llama Aerides y su dueño es Raque.
Características del gato:
Aerides es un gato blanco al que parece que le gusta navegar.
Fragmento que pruebe su existencia:
"El gato blanco apareció de repente entre las piernas del grumete".

10-Nombre del libro y del autor:
Alicia en el país de las Maravillas, de Lewis Carroll.
Nombre del gato y de su dueño:
No tiene nombre ni dueño.
Características del gato:
Es un gato de Cheshire y como todos los gatos de Cheshire puede desaparecer.
Fragmento que pruebe su existencia:
"-Puedes estar segura de que llegarás a alguna parte -dijo el gato- siempre que camines mucho rato"

lunes, 19 de octubre de 2015

Stardust (Neil Gaiman)

TÍTULO: Stardust
AUTOR: Neil Gaiman
TÍTULO ORIGINAL: Stardust
GÉNERO: Fantasía
AÑO: 1999

RESUMEN: El joven Tristran Thorn está dispuesto a hacer cualquier cosa para conquistar a su amada Victoria, incluso a prometerle que le conseguirá la estrella que ambos ven caer una noche. Para cumplir su palabra, Tristran deberá cruzar el muro que separa su pueblo del País de las Hadas, un vasto territorio donde nada se parece a lo que él ha conocido.

TEMAS: Uno de los temas del libro es el amor y me ha gustado mucho porque aparecen todos los tipo de amor, desde los amores ciegos y algo estúpidos, hasta los amores que se basan en la amistad y la confianza.

—Estábamos… hablando, y yo le prometía cosas, y vi una estrella fugaz y le prometí que se la traería. Cayó… —movió un brazo en dirección hacia una cordillera montañosa, más o menos hacia donde salía el sol—… por allí.
El hombrecillo peludo se rascó la barbilla. O el hocico; podría haber sido perfectamente un hocico.
—¿Sabes lo que haría yo?
—No —respondió Tristran, mientras la esperanza le inundaba el pecho—. ¿Qué?
El hombrecillo se secó las narices.
—Le diría que fuera a enterrar la cara en la pocilga y me buscaría otra que me besara sin pedirme todo el planeta por ello. Seguro que encuentras alguna
”.

OPINIÓN PERSONAL:
Hace poco descubrí a Gaiman y desde entonces es un autor a los que vuelvo cada poco. Tenía muchas ganas de leer este libro suyo, de hecho era el primero de Neil Gaiman que pretendía haber leído, pero al final empecé con El océano al final del camino, que leí este año.  ¿Por qué? No lo sé. El destino, quizás. El caso es que después de mucho tiempo entre mis pendientes, he leído Stardust y ha sido tan hermoso como esperaba. 

Stardust es un cuento de hadas en el que lo que más me ha gustado es el estilo narrativo de Gaiman, lírico, melodioso y de resonancias antiguas. Los personajes son preciosos, o creo que lo son para todos a quienes nos gustan los cuentos de hadas: brujas malvadas, fantasmas, estrellas, y por supuesto, no podía faltar, un unicornio. 

Otra cosa que me ha encantado es la referencia continua que hace Gaiman a otros cuentos clásicos. La mención que más me ha gustado y quizá la más explícita, es la que hace a Alicia A través del espejo, de Lewis Carroll, con la terrible pelea del león y el unicornio por la posesión de una corona. Me entusiasmé mientras lo leía porque acabo de leer los cuentos de Carroll y si no lo hubiera hecho no habría captado ese detalle tan maravilloso. 

Entró en el prado un enorme caballo blanco con los flancos heridos y ensangrentados; corrió hasta el centro del claro, dio la vuelta, agachó la cabeza y se enfrentó a su perseguidor… que irrumpió en el claro con un rugido que le puso la carne de de gallina a Tristran. Era un león”.

Aunque hay otro guiños, por ejemplo a Narnia o a Peter Pan. Y también hay referencias a la mitología, como son los bosques huraños o el dios Pan. Siguiendo con las referencias a otras historias, me he dado cuenta que uno de los personajes del libro se apellida Hempstock: las protagonistas femeninas de su libro El océano al final del camino (2013) se apellidan igual. 

Los personajes principales de Stardust son Tristran y la joven Yvaine (no os voy a decir quién es esta joven porque creo que podría fastidiar un poco la historia), y quizá sean los que menos me han gustado del libro, sobre todo Yvaine, que me resulta demasiado fría. Mis personajes preferidos, como me ocurre últimamente, han sido algunos de los secundarios, como el haya habladora o el duende peludo y hocicudo que ayuda a Tristran.

—¿La cadena? Me ata al tenderete. Soy esclava de la bruja a quien pertenece esto. Me atrapó hace muchos años, cuando yo jugaba en las cascadas de las tierras de mi padre, en lo alto de las montañas; me atrajo haciéndose pasar por una hermosa rana, conduciéndome un poco más allá de mi alcance, hasta que sin darme cuenta abandoné las tierras de mi padre y ella recuperó su forma y me metió en un saco.
—¿Y serás su esclava para siempre?
—No para siempre. —La chica del País de las Hadas sonrió—. Lograré mi libertad el día que la luna pierda a su hija, si eso ocurre un semana en que coincidan dos lunes
”.

Como he dicho anteriormente, es un cuento de hadas, pero es un cuento de hadas para adultos, hay alguna escena que, en serio, si la leyera de niña, me traumatizaría (me refiero a la del unicornio y la bruja). Hay una película de Stardust, que pienso ver sin duda, y no sé cómo recrearán esa escena porque me parece un poco cruenta. Después de todo, es un cuento de Gaiman, y está envuelto de una oscuridad brillante: Gaiman coge todos los elementos clásicos de los cuentos de hadas y crea algo nuevo, fosco y atrayente.

Sobre este libro he visto opiniones muy dispares, desde muy buenas hasta otras que lo tildan de aburrido. Hay que tener en cuenta que no es un libro de acción ni una gran aventura épica. Son otro tipo de fantasía y aventuras las que se esconden en esta obra. Lo mejor es disfrutar en cada momento de lo que ocurre en Stardust, bien sea una aventura, una lucha a vida a muerte, o un paseo por las nubes pescando relámpagos. 

Además el desenlace me ha gustado mucho porque se aleja de la gran batalla épica (que suele ser común en los relatos de este tipo) en la que se enfrentan en una lucha final buenos y malos, y se desarrolla con una moraleja exquisita, en mi opinión. 

Es un libro que destila magia por cada letra. Un mundo lleno de fantasía se abre ante nosotros gracias al autor. Creo que quien haya disfrutado con El último unicornio (P. S. Beagle) disfrutará del polvo de estrellas con el que está escrito esta obra.

¿LO RECOMENDARÍA?: A todos los amantes de los cuentos de hadas y la fantasía.

VALORACIÓN: 

jueves, 15 de octubre de 2015

De cine: Tiburón

Como parte de la Iniciativa Halloween de libros y cine junto al fuego, después de leer la novela Tiburón de Peter Bencheley (cuya reseña podéis leer aquí), he visto la película del año 1975 dirigida por Spielberg y cuyos actores principales son Roy Scheider (como Brody) Robert Shaw (como Quint), Richard Dreyfuss (como Hooper) y Lorraine Gary (como Ellen, la esposa de Brody). El guión corrió a cargo de Carl Gottlieb y del propio autor del libro, Peter Benchley.

Si comparo las sensaciones que me han trasmitido película y libro, lo primero que tengo que decir es que la película me causó más inquietud y terror que el libro. Creo que este se debe a que el film se centra más en el tiburón y sus ataques, convirtiéndolo en el máximo protagonista de la historia. Para mí esto ha sido un acierto. 

Parte de la alarma que trasmite la cinta es fruto de la casualidad: algunos efectos especiales se basaban en el uso de tiburones mecánicos, sin embargo estos se estropeaban con rapidez o no quedaban bien en cámara, así que hubo que optar por mostrar menos e insinuar más, con lo que la desazón del espectador aumenta. Ha sido este enfoque sugestivo lo que le ha valido a la cinta Tiburón ser comparada con las obras de Alfred Hitchcock.

La principal diferencia con el libro es que las subtramas de la novela son eliminadas casi totalmente
Shaw, Scheider y Dreyfuss.
Fuente de imagen: Sensacine
del film. Así apenas hay esbozos de ese alcalde cacique que amenaza cuando sus peticiones no se obedecen o de sus oscuros intereses urbanísticos; la sociedad cerrada de Amity también queda desdibujada, y la frustración e insatisfacción de la mujer de Brody simplemente desaparece de escena. Como dije, la historia se centra totalmente en el tiburón: su llegada y su persecución.

Puede que estos cambios se debieran en parte a que a Spielberg le cayeron mal muchos personajes del libro, de hecho, dijo que los odió tanto que esperaba que el tiburón ganara finalmente, y quizá por eso hay varios de ellos que cambian profundamente su personalidad, como Hooper y Ellen  (la mujer de Brody) y, sobre todo, Quint. Este  ya no es un hombre tan odioso como en el libro, un cruel pescador que tiene por corazón un símbolo de dólar, sino que es un personaje más complejo dotado de un interesante pasado a bordo del famoso crucero USS Indianapolis. Es bastante célebre su extenso monólogo relatando el hundimiento de ese crucero y cómo los supervivientes fueron rodeados y devorados por tiburones.

Así, por todos estos cambios que he mencionado, la película me ha gustado más que el libro. Sobre todo por el cambio de personalidad de Quint. Al eliminar las subtramas y aumentar el protagonismo del tiburón la inquietud es mayor y sin llegar, en mi opinión, a ser un film de terror puro, el miedo que causa es mayor. De todas formas, he visto opiniones que creen que las subtramas que aparecen en la novela enriquecen la historia y aumentan su valor.

La película Tiburón estuvo nominada al Oscar a la mejor película en el año 1975, y ganó finalmente tres estatuillas: al mejor montaje, a la mejor banda sonora y al mejor sonido. No me extrañan todos los premios que consiguió la banda sonora (ganó también el globo de oro y el BAFTA), ya que la música, difícilmente olvidable, causa malestar en sí misma. Además del conocido monólogo de Quint, la película cuenta con una frase muy famosa y que se suele incluir entre las 100 mejores frases del cine:  «Necesitará un barco más grande» que pronuncia Roy Scheider. Un toque de humor perfecto que consigue sacarnos una sonrisa.

Si no habéis visto la película, os la recomiendo. Aunque puede que después no nadéis igual de tranquilos en el mar...

martes, 13 de octubre de 2015

Tiburón (Peter Benchley)

TÍTULO: Tiburón
AUTOR: Peter Benchley
TÍTULO ORIGINAL: Jaws
GÉNERO: Suspense, Terror
AÑO: 1974

RESUMEN: Amity es una pequeña localidad de la costa de Long Island que pasa de los mil habitantes en invierno a los diez mil en verano: sobrevive gracias a los veraneantes. Cuando una chica es atacada por un tiburón, el pueblo se debate entre cerrar las playas y arriesgarse a que su economía se vaya a pique, o mantenerlas abiertas esperando que haya sido un incidente aislado.

TEMAS: Tiburón es un libro que trata de mucho más que de un escualo con una extraña predilección por la carne humana.

Probablemente con lo que más he disfrutado sea con los temas medioambientales y de la protección de la naturaleza. Estas ideas son expuestas sobre todo por el personaje de Hooper, un ictiólogo que además aporta datos interesantes sobre los tiburones. 

Por otro lado, alrededor del pueblo de Amity se pueden ver cuestiones candentes, como son el caciquismo, las presiones y los ocultos intereses urbanísticos del alcalde, la manipulación de los medios… A mí es que esto me suena de algo…

Además, la sociedad de la época queda reflejada en pequeños (o no tan pequeños) detalles de la narración: las drogas de los setenta, el clasismo, la preocupación por la economía…

OPINIÓN PERSONAL: Esta ha sido mi primera lectura para la Iniciativa Halloween de libros y cine junto al fuego (si queréis uniros pinchad aquí) que consiste en leer libros de terror con adaptación cinematográfica en el mes de Octubre. 

Había visto la película hacía tiempo pero no me acordaba de nada más allá de la presencia de un tiburón con bastante mala baba, y de una estupenda música que anunciaba la presencia del tiburón. Esta semana, tras haber visto la película y leído el libro, os traigo mi opinión sobre ambas, y ya os adelanto que película (reseña el próximo jueves) y novela no son iguales del todo. 

Tiburón es la obra de Peter Benchley que le lanzó a la fama, y ninguna de las posteriores alcanzó el éxito de esta. En ella, un tiburón ataca a los bañistas de un pequeño pueblo amenazando su principal fuente de ingresos, el turismo.

En esta novela, “el malo”, el asesino, es un tiburón blanco gigante que parece haber decidido establecer su coto de caza, su comedero, en las aguas de Amity. Después de esta novela (que estuvo durante 44 semanas en la listas de bestsellers), y sobre todo después de la adaptación cinematográfica de Spielberg, la gente empezó a conocer a los tiburones blancos, pero más que nada, empezó a temerlos, y se popularizó su apodo: “la muerte blanca”. Es una pena que en estos momentos los tiburones, unos animales que han evolucionado como perfectos cazadores del océano durante al menos 16 millones de años, sean asesinados a cientos por los humanos. Consciente de este hecho, el autor (que nació en 1940 y murió en 2006) dedicó la última parte de su vida a defender los océanos y a los tiburones. De hecho escribió un libro titulado Problema Tiburón que habla de la realidad de estos animales (libro que estoy deseando conseguir). Benchley fue miembro del Consejo Nacional de Defensa del Medio Ambiente de Estados Unidos y afirmó que si escribiera Tiburón en la actualidad “el tiburón no sería el villano sino una víctima, pues en el mundo son los tiburones los oprimidos y no los opresores”.

En cuanto a la novela Tiburón, el personaje principal del libro creo que es el tiburón. La obra empieza con él y se cierra con él, e incluso cuando durante la lectura el pez desaparece de escena, pude notar como seguía ahí, nadando sigilosamente entre las páginas, atento a cualquier mordisco que pueda dar.

El otro gran protagonista es Brody, el jefe de policía del pueblo, uno de los pocos habitantes de Amity con cabeza. Un hombre honesto y valiente. Además aparecen otros personajes que enriquecen el argumento con subtramas, como Hooper (el biólogo que estudia tiburones), la mujer de Brody (una mujer insatisfecha que sueña con su pasado), o el alcalde de Amity (Vaughan) y el director del diario local (Meadows). Y luego está el que (lo siento), para mí, es el villano verdadero de esta historia: Quint, el pescador. De él os hablaré un poco más adelante.

El libro tiene tres partes diferentes a las que yo habría puesto estos nombres: 1-El Tiburón. 2-El pueblo. 3-La caza. Y con eso queda descrito lo que encontramos en cada una de ellas.

La primera parte es la única que calificaría de terror, en ella aparece el tiburón y el lector asiste a sus ataques en las tranquilas aguas (bueno, ya no tan tranquilas) de Amity. La verdad es que se me aceleraba el pulso, y oía sonar la música de John Williams en mi cabeza cada vez que el tiburón aparecía en escena. Es para mí la mejor parte del libro

Ahora, las vibraciones eran más fuertes, y el pez reconoció en ellas una presa. Los movimientos de su cola se aceleraron, empujando el gigantesco cuerpo hacia adelante, con una velocidad que agitaba a los pequeños animales fosforescentes del agua y les hacía brillar, formando un manto de chispas sobre el pez. Éste se acercó a la mujer y la rebasó, a unos tres metros y medio hacia un lado, y un par bajo la superficie. La mujer únicamente notó una ola de presión que pareció izarla en el agua para abandonarla luego. Dejó de nadar y contuvo la respiración. Al no notar nada más, volvió a iniciar su desmañado braceo.
Ahora, el pez la olía, y las vibraciones, erráticas y agudas, indicaban urgencia. Comenzó a nadar en círculos más y más cerca de la superficie. Su aleta dorsal emergió”.

La segunda parte es más dramática, el pez queda un poco (bastante) de lado y la acción se centra más en los personajes y en sus problemas, ahondándose en otros temas como la insatisfacción personal, la corrupción… Vemos un pueblo que vive y sobrevive del turismo veraniego y que sería capaz de correr cualquier riesgo para no poner en riesgo su futuro.

—Si no me escuchas —encareció Vaughan—, quizá no conserves por mucho tiempo más este trabajo”.

La tercera parte del libro se centra en la caza del pez (por cierto, cada vez que llamaban pez al tiburón me entraba la risa, sé que es un pez, pero me hacían pensar en una carpa dorada). Esta parte es más bien como de aventuras a la antigua usanza. Aquí aparece un nuevo personaje, un pescador llamado Quint que se encargará de intentar acabar con el tiburón. Odio a Quint. No, perdón, no quería decir eso, quería decir que LO ODIO. Se pasa todo el día llamando a los peces idiotas, y abriendo en canal a tiburones y hasta usa delfines de cebo. No respeta nada, no es un aguerrido y valiente hombre que respete la naturaleza porque viva de ella: es despreciable. Me pasé toda esa tercera parte de la novela diciendo: “Por favor, todopoderoso Peter Benchley, que el tiburón se coma a Quint, por favor que se lo coma”. Y me daba igual si para matar a Quint, el tiburón tenía que llevarse por delante a los otros protagonistas, Brody y Hooper, por el camino, porque la verdad es que ningún personaje logró hacer que me preocupara por él. Si queréis saber si al final Quint sobrevive o no, tendréis que leer el libro.

—Son tarpons —explicó Quint—. Fue hace algún tiempo, cuando estuve una temporada en Florida. Nunca vi nada como eso. Debimos atrapar treinta o cuarenta, y además grandes, en cuatro noches de pesca
—¿Y se los quedó? —preguntó Hooper—. Se supone que ha de volverlos a tirar al agua.
—Los clientes los querían. Imagino que para disecarlos. De todos modos, no son un bocado muy malo, bien picados.
—Lo que está usted diciendo es que son más útiles muertos que vivos.
—Naturalmente. Y lo mismo pasa con la mayoría de los peces. Y con un montón de animales”.

La verdad es que esperaba que el libro, por las opiniones que había visto por la red, fuera de más terror de lo que me encontré. Pero yo creo que, sinceramente, superada la primera parte, es más un libro de suspense, creando más tensión que miedo.

¿LO RECOMENDARÍA?: Sobre todo a los amantes del suspense con dosis de terror y aventura.

VALORACIÓN:

jueves, 8 de octubre de 2015

La leyenda de Bellasombra (Adella Brac)

TÍTULO: La leyenda de Bellasombra
AUTOR: Adella Brac
GÉNERO: Fantasía
AÑO: 2012

RESUMEN: Allamanda confía en Bellasombra para que sea la portadora de la última magia en el mundo. Aunque a ella no le interesa demasiado, se considera una guerrera. Tras pasar toda su vida en el camino, solo quiere establecerse, tener un lugar al que llamar hogar. Alerce viaja en nombre del rey con la misión de reunir en la corte a los alquimistas del reino. Él todavía es un aprendiz, sin embargo sueña con seguir el camino de su madre y convertirse en un gran sabio. Pero las cosas no siempre salen como está previsto. Quizás el destino les tenga reservado algo mejor.

OPINIÓN PERSONAL Y TEMAS: Conocí este libro porque la autora es una bloguera a la que sigo desde hace tiempo (en su blog Las palabras soñadas) y que me encanta como escribe. La verdad es que muchas veces nuestros gustos literarios no coinciden porque aunque a las dos nos gusta la fantasía, ella es más “romántica” y yo más “oscura”. Sin embargo, hay un autor que parece que ha unido nuestras preferencias: Neil Gaiman. Y nuestros gustos dispares no quitan para que disfrute leyendo sus reseñas, tanto en las que recomienda un libro como en las que hace todo lo contrario (su opinión sobre After -Anna Todd- es buenísima).

La leyenda de Bellasombra es el segundo libro de Adella Brac. Es un libro de fantasía, yo diría que juvenil, que une magia y amor en una historia de búsqueda y de superación.

Tiene dos protagonistas principales. Bellasombra, una joven llamada a ser la última portadora de la magia pero que no parece estar muy interesada en seguir el destino de las estrellas. Y Alerce, un joven que me ha caído mejor que Bellasombra. Se enamora de ella desde que la ve y hará cualquier cosa por ayudarla. 

Esta historia de amor que surge entre los protagonistas y ver cómo se va desarrollando, es lo que menos me entusiasmó de la novela. Pero no porque sea empalagosa, es simplemente porque como os he dicho no soy muy romántica y esa fue la parte que menos me interesó de la historia. Yo tenía más ganas saber qué pasaría con la magia, y con las tramas que se iban abriendo según avanzaba la lectura.

La Leyenda de Bellasombra es un libro que va de menos a más, al menos en mi opinión. Personalmente, el principio es lo que menos me gustó, pero después, la historia gana fluidez y fue atándome poco a poco hasta llegar a mi escena preferida del libro, la que yo llamo “la escena de la cascada”, creo que solo por conocer esa escena (que es bien larga) merece la pena leerlo. Dentro de una cueva detrás de una cascada se desarrolla una historia dentro de la historia, llena de traiciones, destinos robados y amores rotos. No podía parar de leer. Y la autora, además, nos presenta dos pequeños personajes que me encantaron: Pimpinela y Algarrobo Loco. El origen de estos personajes es precioso, lleno de imaginación y fantasía. Aunque, eso sí, en la "escena de la cascada" aparecen bastantes personajes así que hay que tener buena memoria :-)

—Pimpinela, yo te convoco —dijo.
La voz resonó en las paredes de la cueva. Dulcamara estaba expectante, miraba hacia todos lados, pendiente del mínimo movimiento. De pronto, una especie de polilla entró en la habitación, dio tres vueltas alrededor de Allamanda y se posó en su hombro. Al detenerse, Bellasombra pudo observarla bien. Medía unas cuatro pulgadas. Su cuerpo era redondeado. De él asomaban dos brazos y dos piernas que parecía ramitas. De la cabeza le colgaba una melena que estaba formada de pequeños pétalos y de la espalda dos alas nervadas que agitaba nerviosa.
—Dinos lo que has visto.
—Espera, espera —interrumpió Dulcamara—. ¿Qué tipo de criatura es esa?
—Se llama Pimpinela.
—¿Tú la has creado?
—Has de saber que ni siquiera la magia puede crear vida donde no la hay
”.

Tras esta escena, la tensión se relaja y poco a poco llega el desenlace que, aunque más tranquilo, reserva todavía alguna sorpresa.

Hay un aspecto que me ha hecho disfrutar de la lectura particularmente, y es que por ella se filtra el amor a la naturaleza que parece sentir la autora. 
Ombú o Bellasombra. Fuente de imagen: Carlosfelice

Salieron antes de que se hiciera de noche, ya que preferían dormir en el bosque. Se sentían más seguros allí, donde lo más peligroso que les podría atacar sería un lobo. No tenían miedo, porque sabían que un lobo nunca los atacaría sin motivo, como sí lo hacían los hombres”.

Por ejemplo, no sé si os habréis dado cuenta (yo no me di cuenta hasta que iba por un tercio del libro o así), pero todos los personajes llevan nombres de plantas, árboles y demás seres vegetales. Sí, Bellasombra, Pimpinela, Alerce… Me ha parecido un detalle muy bello y original. 

En fin, una bonita historia de magia, amistad y amor, que nos traslada a otro pequeño mundo, con un lenguaje sencillo que consigue el efecto de un narrador de cuentos.

—Cada uno cree que la suya es la auténtica, pero hay muchas formas de amar”.

Si os ha interesado lo que os he contado, podéis ver más opiniones en Amazon pinchando aquí.

¿LO RECOMENDARÍA?: A quienes gusten de las historias de magia y fantasía.

VALORACIÓN:

martes, 6 de octubre de 2015

Iniciativa Truco o Trato: Dejad a los niños (John Saul)

Como el año pasado, el blog de No solo leo, propone una interesante iniciativa para celebrar con lecturas terroríficas la noche de brujas.

La propuesta de No solo leo consiste en que cada uno recomendemos una lectura que nos haya quedado en la memoria por el miedo que nos ha hecho pasar, y así tener un montón de libros que nos proporcionen unas dulces pesadillas este mes. Además, también sortea dos libros (podéis consultar la información completa de la iniciativa y el sorteo aquí). Así que no lo dudéis y uniros con vuestros libros de terror favoritos.

El año pasado ya me uní a esta iniciativa tan chula, y mis recomendaciones fueron It (Stephen King) y Drácula (Bram Stoker)

Esta vez mi recomendación es en un libro muy angustiante que he leído este año y que descubrí gracias a Léase a plena noche.

Título: Dejad a los niños
Autor: Jonh Saul
Argumento: John Conger viola y asesina a su hija pequeña en el bosque. Cien años después Rose y Jack Conger tienen dos hijas: la pequeña, Sarah (que sufre una esquizofrenia y no habla desde que un día fue al bosque con su padre), y Elisabeth. Jack y Rose sufren las consecuencias de la enfermedad de Sarah y la única que parece sobrellevarlo bien es Elizabeth. Cuando Sarah empieza a aparecer cubierta de lodo y los niños del pueblo empiezan a desaparecer, sospechan que ella tiene algo que ver.

Recomendado a: Los amantes del terror y la angustia.
Precauciones: Mantenerse alejados de ouijas, retratos extraños, diarios antiguos y prestar atención a cualquier maldición familiar.

Podeís leer la reseña completa del libro aquí

¿Os apetece saber por qué una tetera puede resultar tan macabra?


¡Felices y terrorríficas lecturas!

lunes, 5 de octubre de 2015

Reto 5 Líneas: Octubre 2015

Un mes más os traigo mi relato de cinco líneas para el reto que propone Adella Brac en su blog Las palabras soñadas, consistente en crear un pequeño relato de no más de cinco líneas y que contenga tres palabras elegidas al azar (reglas completas aquí).

Este mes las palabras han sido: primavera, miraba y pensando.

Como reto personal, en esta ocasión, me había propuesto que este mes mi relato fuera terrorífico para que congeniera con Halloween y cuando vi las palabras pensé que no podían ser menos aterradoras. Hasta que me fijé en miraba. Entonces la historia salió sola. Aquí os la dejo. Como siempre, espero que os guste:

Miraba por el ojo de la cerradura sin poder moverme. Vi como apuñalaba su vientre deleitándose con sus gritos. La joven suplicaba. El asesino la rajó bañándose con su sangre. Me pregunté qué estaría pensando mientras la mataba. Entonces se giró y apuntó a la cerradura con su cuchillo. Eché a correr a la calle buscando la luz del sol de primavera. Aterrada me repetía que era imposible que me hubiera visto tras la puerta opaca. Solo un demonio podría...

¿Os animáis a participar en este reto?

jueves, 1 de octubre de 2015

Walden (Henry David Thoreau)

TÍTULO: Walden
AUTOR: Henry David Thoreau
TÍTULO ORIGINAL: Walden
GÉNERO: Ensayo
AÑO: 1854

RESUMEN: El 4 de julio de 1845, Thoreau se traslada a vivir a la laguna Walden en una cabaña que él mismo construiría. Durante dos años escribe allí la obra homónima en la que describe su economía doméstica, sus visitantes, y la vida salvaje.

OPINIÓN PERSONAL Y TEMAS: Tras haber terminado Walden y tener el vello como escarpias por la profundidad de sus páginas, me hago una pregunta: ¿cómo es posible que en las decenas de listas de los cincuenta libros imprescindibles que hay que leer antes de morir casi nunca esté esta obra? En mi opinión (y sólo es mi opinión) debería estar en todas, e incompleta es en la que no aparece.

Este es uno de esos libros difíciles de reseñar, pues lo que diga de él será poco y superfluo: todo lo importante y de valor está contenido ya entre sus páginas. De todas formas, intentaré hablar un poco de esta inmensa obra, empezando por el autor.

Henry David Thoreau (1817-1862) fue un hombre honrado y honesto que vivió tal y como pensaba. Trabajó haciendo de todo (fue desde lapicero hasta agrimensor): no se le caían los anillos. Se implicó en el “ferrocarril subterráneo” (red clandestina, organizada en los Estados Unidos y en Canadá, que en el siglo XIX ayudaba a escapar a los esclavos fugitivos). Probablemente por lo que más se le conozca sea por haber sido arrestado y enviado a la cárcel cuando se negó a pagar impuestos a un estado que permitía la esclavitud y que estaba en guerra con Mexico. Así, “inventó” la desobediencia civil, convirtiéndose en autor de cabecera de Gandhi, Tolstoi o M. L. King.

Thoreau, durante dos años vivió en una cabaña que él mismo construyó a orillas de la laguna Walden, mientras cultivaba sus alimentos, disfrutaba de la vida y escribía aquello que sentía viviendo (en esa cabaña al lado de esa laguna) acorde con la naturaleza. No trabajaba más que lo indispensable. Creo que una de las ideas del libro es el trabajo honesto y honrado, el trabajo como medio de supervivencia y no como una fuerza demoledora para conseguir dinero y lujos innecesarios que no hacen más que incrementar las ataduras del hombre. Él era un trabajador duro pero no pensaba que el trabajo tuviera que mandar en el hombre.

Estatua de Thoreau y reprodcción de su cabaña en Walden.
Fuente de imagen: joanvendrell.com


Pero como he dicho, lo mejor de Walden, es Walden. En mi ejemplar de Walden (que es un libro de filosofía, de contemplación, de amor, y de crítica) no sé cuántas páginas se habrán librado de poseer al menos un subrayado, ya que este libro, como les ha ocurrido a muchos antes que a mí, ha pasado a estar entre mis indispensables, esos libros a los que se vuelve día tras día indefectiblemente.

Una de las ideas fundamentales que he encontrado en Walden, es la necesidad del regreso del hombre a la naturaleza, a la sencillez, a la contemplación de la vida.

Nuestra vida se pierde en los detalles".

Thoreau se daba cuenta del deprecio del hombre hacia la naturaleza, y de la búsqueda fútil de lujos innecesarios mientras se abandona la búsqueda de la mejora moral:

A su parecer, nada había que salvar en la laguna y la habría drenado y vendido por el légamo del fondo. La laguna no movía su molino ni era, para él, un privilegio contemplarla. No respeto su trabajo ni su granja, donde todo está tasado”.

 “¿Cómo podría tener yo una casa amueblada? Prefiero sentarme al aire libre, porque no hay polvo sobre la hierba, a menos que el hombre haya quebrado el terreno”.

Es posible inventar una casa aún más conveniente y lujosa que la que tenemos (…) ¿Estudiaremos siempre para obtener más cosas de esta índole y no, en ocasiones, para estar contentos con menos? ¿Enseñarán con gravedad los ciudadanos respetables al joven, con preceptos y ejemplo, la necesidad de proveerse de superfluo calzado brillante, y paraguas, y vacías habitaciones de invitados para vacíos invitados, antes de morir?


Thoreau no era vegetariano de hecho, pues todavía no existía ese concepto, pero parecía estar seguro de que ese era el modo de subsistencia correcto.

Repetidamente me he dado cuenta, en los últimos años, de que no puedo pescar sin perder algo del respeto por mí mismo”.

Creo que cualquier hombre que se proponga seriamente conservar sus facultades superiores o poéticas en las mejores condiciones se inclinará por abstenerse de tomar alimento animal o demasiado de ninguna clase (…). El gran cebón es un hombre en estado larvario”.

La prensa y la vanalidad de las preocupaciones tampoco se libraron de su crítica.
Thoreau. Fuente de imagen:
Wikipedia

Estoy seguro de que nunca he leído una noticia memorable en un periódico. Si leemos que a un hombre le han robado, o asesinado, o le han matado por accidente, o que una casa ha ardido o un barco ha naufragado o ha estallado un vapor, o una vaca ha sido atropellada por el ferrocarril del oeste, o han matado a un perro rabioso, o que ha habido una plaga de langosta en invierno, no necesitamos leer más. Una notica basta. Si os habéis familiarizado con el principio, ¿qué os importa una miríada de ejemplos y aplicaciones? Para un filósofo todas las noticias, como se las llama, son chismes, y los que las editan y las leen son como viejas con su té”.

Aunque puede que la cita más famosa de este libro sea la siguiente:

Fui a los bosque porque quería vivir deliberadamente, enfrentarme sólo a los hechos esenciales de la vida y ver si podía aprender lo que la vida tenía que enseñar, y para no descubrir, cuando tuviera que morir, que no había vivido”.

Un libro que es una flecha certera desgranando la vida del hombre en tiempos del autor (desgraciadamente, no parece haber cambiado mucho), pero que lo hace de una forma tan bella y delicada, paseándose entre la naturaleza rebosante de esplendor, que es pura poesía, de hecho, no estoy segura de que no sea un poema.

La verdadera cosecha de mi vida diaria es algo tan intangible e indescriptible como los matices de la mañana o de la tarde. He recogido un puñado de polvo estelar, un segmento del arco iris”.

Una vez se posó un gorrión en mi hombro durante un instante, mientras yo estaba cavando en un jardín de la ciudad, y me sentí más distinguido por ello que por cualquier charretera que hubiera podido llevar”.

No es un libro para leer con prisas, y no solo por el contenido sino también por la manera de Thoreau de expresarse. Las frases lejos de ser directas y cortas, son largas y enjundiosas, a veces podrían llegar ellas solas a constituir un párrafo muy digno.

[La ardilla] Al cabo, llegaba hasta el maíz y, escogiendo una mazorca apropiada, volvía a saltar de la misma manera incierta y trigonométrica hasta el tronco más alto de mi pila de leña, ante mi ventana, donde me miraba cara a cara, y allí se quedaba sentada durante horas, recabando de vez en cuando una nueva mazorca que primero mordía con voracidad y luego arrojaba medio pelada, hasta que, poco a poco, se iba volviendo más exquisita y jugaba con la comida, probando sólo el meollo del maíz, y si la mazorca, que pendía de un extremo que la ardilla agarraba, se le caía en un descuido al suelo, la ardilla la miraba con cómica expresión de incertidumbre, como si sospechara que la mazorca estuviese viva, sin decidirse a cogerla o tomar otra o marcharse, pensando ahora en el grano y luego prestando atención a lo que el viento traía”. (Ojito, que no hay un solo punto).

Estas son solo algunas de las cosas que he hallado en esta inmensa obra, porque hay muchas más. Os recomendaría que acompañarais a Thoreau hasta Walden para descubrir que otras más encierran sus letras.

Durante el primer verano no leí libros; planté judías. No, a menudo hice algo mejor. Había momentos en que no podía permitirme sacrificar el esplendor del momento presente por trabajo alguno, de la cabeza o las manos (…) A veces una mañana de verano, tras mi baño de costumbre, me sentaba en el umbral soleado desde el amanecer hasta el mediodía, absorto en una ensoñación, entre los pinos, nogales y zumaques, en imperturbada soledad y tranquilidad, mientras los pájaros cantaban alrededor o revoloteaban silenciosos por la casa (…) No era tiempo sustraído de mi vida, pues estaba muy por encima de mi renta habitual. Me di cuenta de lo que los orientales entienden por la contemplación y el abandono de las obras. En gran medida, no me importaba cómo pasan las horas (…) Esto era flagrante ociosidad para mis conciudadanos, sin duda, pero si los pájaros y las flores me hubieran examinado según sus pautas, no habrían hallado falta en mí”.

¿LO RECOMENDARÍA?: Para mí es un libro imprescindible.

VALORACIÓN: